231 Front Street, Lahaina, HI 96761 info@givingpress.com 808.123.4567

No ha de ser una tarea sencilla emprender un negocio en pareja

Es de suponer que se trata de una tarea titánica y complicada eso de compartir la vida personal y también la laboral debido a que podría tensar las cosas, pero también sabemos que no se trata de una tarea imposible, por lo que en el mundo empresarial es posible encontrar numerosas muestras de parejas que han llegado a triunfar en los negocios.

Si bien triunfar con un negocio no se trata de una tarea fácil, mantenerlo con éxito tampoco lo es ya que conlleva dedicación, esfuerzo, vivir momentos que son delicados y que llegan a poner a prueba nuestro carácter.

Si a ello se le adiciona que se decide emprender en compañía de nuestra pareja, es normal que se piense que todo puede volverse un tanto más complicado. Seguidamente conoceremos dos parejas de empresas familiares, donde estas han funcionado como la clave del éxito, siendo capaces de triunfar juntos dentro y fuera del mundo de los negocios.

La marca TOUS: Si nos detenemos a pensar en una pareja de negocios siempre se nos van a venir de primeros a la cabeza la familia Tous. Su historia inicia con Salvador Tous Blavi y Teresa Ponsa Mas durante 1920, cuando decidieron abrir un pequeño taller de reparación de relojes en Manresa que paulatinamente fue dando pasos seguros hacia la joyería.

En 1965, el hijo de los fundadores, Salvador Tous Ponsa se casa con Rosa Oriol Porta y juntos se hacen cargo del relevo del negocio familiar, desarrollando un nuevo lenguaje dentro del mundo de la joyería gracias a la unión de sus talentos.

Una vez que llegaron a la década de los 70, Rosa instaló un pequeño taller de joyería en la trastienda donde comienza a personalizar las joyas de sus clientas, para darle un toque más moderno y actualizado con el que se reflejan los gustos de las nuevas generaciones. Su vocación creadora continuó su camino por lo que años más tarde hizo su entrada el Oso de Tous como emblema de la marca, para coincidir con los primeros pasos de la expansión nacional de la empresa. 

Hacia los últimos años de la década de los 80 las hijas del matrimonio se fueron incorporando al negocio, y en 1992 las cuatro ya ocupaban cargos dentro de la empresa Joyería Tous S.A. Durante 1989 abrieron la primera tienda en Barcelona, donde alcanzaron un éxito rotundo, y en 1996 llegó la primera tienda a Japón.

De entrada al año 2000, apostaron por diversificar el negocio lanzándose a crear accesorios de moda y fragancias, que también triunfaron y, algunos de ellos, se convertirían en clásicos de la moda textil.

Su crecimiento fue imparable, por lo que en 2004 abrieron tiendas en las calles más importantes de Nueva York y París. Además inauguraron una nueva sede central en Manresa, ya que debían hacerle frente al crecimiento de la marca, y para ello restauraron una antigua fábrica textil del siglo XIX, siguiendo criterios de sostenibilidad medioambiental.

Desde el año 2008, Alba Tous, presidenta de Tous, asumió el relevo generacional del negocio y se encuentra al frente de la Presidencia de la compañía, en compañía de Salvador. En la actualidad, los productos de la empresa familiar cuentan con presencia en los cinco continentes, con más de 700 tiendas repartidas por todo el mundo, y nuevos centros de producción que hacen frente al crecimiento del negocio.

Pipas Facundo (Facundo Blanco S.A): En 1944, año que coincide con la unión matrimonial de Lola y Facundo, se vio nacer la empresa familiar que se dedicaba a la fabricación y venta de frutos secos en el trastero de una tienda de ultramarinos.

Mientras transcurre la década de los 50, Lola y Facundo dan pasos en el negocio: acuden a Ferias del Campo con su elemento de transporte y carga: un burro, lo que causó furor para convertirse de inmediato en la primera acción de marketing de la época. La pareja importa una de las primeras máquinas de envasado desde Alemania con la que comienzan a fabricar pipas tostadas, cacahuetes repelados, pipas aguasal y pipas de calabaza. 

Continúan fabricando nuevos productos de aperitivo, hasta que a finales de los 80 falleció Facundo. Pocos años después, Lola recibe la medalla del mérito al trabajo del Gobierno de España. A finales de 2006, falleció Lola. Pero la empresa no ha dejado de fabricar nuevos productos y de recibir reconocimientos.