231 Front Street, Lahaina, HI 96761 info@givingpress.com 808.123.4567

Emprender comienza por conocernos a nosotros mismos

Emprender no es como agarrar una tienda de suministros industriales y comenzar un negocio exitoso. Ante tal situación, siempre van a surgir inquietudes a manos de quienes son emprendedores y empresarios como por ejemplo: ¿Qué negocio puedo iniciar? ¿Cuáles son las mejores ideas para emprender? ¿En qué industria es mejor hacer una inversión?.

Las respuestas para estas interrogantes deben ser analizadas desde distintas perspectivas, pero uno de los factores que resulta más importante y debe ser tomado en consideración sin duda son las tendencias del mercado.

De acuerdo a Bill Gates, «El secreto del éxito en los negocios está en detectar hacia dónde va el mundo y llegar ahí primero».

De manera que, resulta importante conocer cuáles son esas industrias y tendencias de negocios que han llegado a definir el futuro a nivel mundial pues la finalidad de ello es tomar dicha información como una referencia con la que se puede enfocar los proyectos empresariales y ayudarse a construir ese futuro.

Para emprender debemos conocernos primero  

Antes de centrarnos en la idea fija de una empresa, hay que enfocarse en uno mismo para adquirir las capacidades que nos llevarán al crecimiento personal y empresarial. Y una vez que se arranque con el emprendimiento no hay que parar de pensar en grande.

Si lo que buscamos es que un emprendimiento crezca, entonces necesitamos mucho más que una buena idea, ya que lo más importante es la persona que impulsa dicho  proyecto. El emprendedor es quien se ocupa de llevar la empresa hacia el éxito o sufrirá el fracaso. Esto hace que llegue a existir la imagen del “súper emprendedor”, ese que todo lo sabe y todo lo puede, pero que a fuerza de voluntad, creó y agigantó la compañía.

Esta es una situación que no siempre evoluciona de esta manera. Si bien, todos contamos con talentos, virtudes y defectos, antes de iniciar un emprendimiento es recomendable conocerse a sí mismo, analizando qué hace a alguien un buen emprendedor y con ello poder medir cuáles son las diferencias ya que el objetivo radica en conocer cuáles son las áreas que deben mejorarse en nosotros y ponerse a trabajar en ello.

“El autodiagnóstico es determinante, porque el emprendedor debe gestionarse primero a sí mismo, para luego gestionar el emprendimiento. Además, este es un elemento esencial para el crecimiento y desarrollo de un equipo emprendedor, pues representa potenciar el trabajo complementando habilidades y fortalezas, y dimensionar qué le hace falta a los miembros del equipo para buscar y desarrollar lo necesario”, de esta manera lo explica Rytha Picado, quien es la coordinadora de TEC Emprende Lab.

Uno de los mejores consejos es no dedicarse tan solo a la empresa como un fin en sí y proponerse a usted mismo, o a su equipo, como un emprendimiento. En otras palabras, la base de todo debe ser un modelo de negocios personal, donde se atiendan las oportunidades y debilidades como lo haría con cualquier otro proyecto o iniciativa de negocios.

Esta conducta permitirá no solo mejorar de forma continua en el plano personal o grupal, sino que le llevará a identificar cuáles son las falencias o necesidades, y  de esta manera buscar de forma idónea a otras personas que complementen o las capacitaciones que sean necesarias.