231 Front Street, Lahaina, HI 96761 info@givingpress.com 808.123.4567

Emprendedores, sus características básicas

Si nos ponemos a pensar, los conferencistas españoles como conferencia marc vidal han sido grandes emprendedores, y la razón es sencilla, pues ser emprendedor no se trata solo de un empleo, sino de una actitud, de una forma de vida. En medio de la actual situación que enfrenta España, son numerosas las personas que hacen la recomendación de apostar por el emprendimiento con el objetivo de lograr ganarse la vida.

Evidentemente, no se trata de un camino que resulte sencillo, debido a que requiere de un gran esfuerzo y de un gran trabajo diario, pero a toda costa si va de la mejor manera, entonces es posible que aporte grandes beneficios, asegura en su seminario alex rovira. Y no se trata de solo beneficios monetarios ya que puede otorgar gran libertad, permite el lujo de no tener un jefe más allá de solo nosotros mismos, tan solo por mencionar algunas ventajas.

No obstante, hay que tomar en consideración que podemos encontrarnos con una parte negativa donde se hacen presente riesgos que son mayores  además de la incertidumbre que llega a instalarse en nuestras vidas casi de manera definitiva. Habiendo colocado dichos ingredientes en la balanza, finalmente la clave se encuentra en la persona, pues esta es el eje del proyecto, de esta manera lo señalan los conocedores del tema. En tal sentido, antes de intentar lanzarnos a la aventura resulta importante que nos preguntemos si contamos con la mentalidad de un emprendedor. ¿Cumplimos alguna de estas características?

Compromiso: Al momento de dar inicio a nuestra aventura, debemos tener bastante claro el compromiso que adquirimos con la misma para que todo salga bien. La perseverancia y la determinación son características que se encargan de marcar si un proyecto llegará a buen puerto o no, mientras que el compromiso será capaz de centrarnos en el proyecto sin que tengamos distracciones.

Iniciativa: es un aspecto que resulta básico al momento de dar inicio a un negocio. Con referencia a todos los grandes empresarios, estos han llegado a destacar, entre otras cosas, debido a su iniciativa. Un ejemplo bastante usado es el de Steve Jobs, quien ni siquiera llegó a concluir su carrera, aunque fue capaz de lanzar su propia empresa.

Resolución: La vida de un emprendedor se encuentra marcada por la constante toma de decisiones. Desde que se monta una empresa constantemente se encontrara resolviendo distintas situaciones, por lo que se debe mantenerse preparado para ello.

Creatividad e innovación: Un emprendedor debe tener bajo la manga buenas ideas con las que pueda desarrollar productos o servicios para comerciar. No solo se trata de crear cosas, sino de darle nuevos o distintos usos a productos que ya existen, como una manera de buscar la diferenciación. De manera que resulta importante tratar de innovar de forma constante, en busca de nuevos productos que les permitan sobrevivir o crecer.

Optimismo: por naturaleza un emprendedor debe ser optimista y tener la capacidad de confiar en sí mismo pues con ello atrae el éxito y puede lidiar con los numerosos problemas que se presentarán en el negocio.

Trabajo en equipo: el éxito no es alcanzado por una sola persona, por lo que resulta básico obtener el apoyo de empleados y compañeros, siendo imprescindible ser capaz de potenciar ese trabajo en equipo eligiendo a las mejores personas para ese proyecto. Asimismo, se debe ser capaz de mantener la armonía de nuestra plantilla.

Saber escuchar: una de las premisas del emprendimiento es que no se tiene la verdad absoluta, por lo que hay que ser capaz de escuchar a los que nos rodean con la finalidad de aprender y mejorar: tanto a clientes como a compañeros, rivales o expertos.

Desarrollar la tolerancia al fracaso: para ello, el pensamiento debe mantenerse enfocado en conseguir el logro, sin dejar de ser consciente de que el fracaso se encontrara bastante presente en la vida de un emprendedor. En consecuencia, se debe aprender de los errores, pues nos harán mejores.

Visión: No es posible mantener un negocio sin algún tipo de visión previa. Los emprendedores suelen ser capaces de ver más que el resto, para mantener siempre en mente el modelo de negocio.
Pasión: un buen emprendedor se llega a entregar a su proyecto con la total dedicación y de esta manera alcanza los objetivos que se ha propuesto. Para lograrlo, es imprescindible ser una apasionado de la actividad que se emprenda, sentir pasión por ella o será imposible mantener la entrega que se necesita.